15 may. 2011

Posted Publicado por José R. González en , , Comments 2 comentarios

Uno de los objetivos de este blog será poner de manifiesto el importante valor del conjunto de arquitectura decimonónica y de la primera mitad del siglo XX que atesora la ciudad de Badajoz. Conjunto cuyo valor no radica en su homogeneidad, -pues nos encontramos con claros ejemplos de arquitectura modernista, historicista, regionalista o racionalista- sino en la amalgama de estilos que hacen que hablemos, sobre todo, de eclecticismo. Es decir, de mezcla de estilos en una misma obra arquitectónica.

A lo largo de las diferentes entradas que realizaré sobre este amplio catálogo de edificios singulares, intentaré aportar también algunos datos sobre los artífices de tan bellas obras, arquitectos como Rodolfo Martínez, Tomás Brioso, Francisco Morales, Adel Pinna, Martín Corral o Francisco Vaca así como del conjunto de su obra, con especial atención a la que ha llegado a nuestros días. Técnicos que dejaron una impronta de buen gusto y modernidad en una ciudad provinciana hasta entonces alejada de las vanguardias arquitectónicas.

Comenzamos este repaso, que espero se convierta con el tiempo en estudio serio, con una de las zonas del casco antiguo que mayor renovación sufrió en el siglo XIX y principios del XX, la calle Santa Lucía. Esta vía toma su nombre del convento del mismo nombre, originario del siglo XVI, que se alzaba en la esquina de esta misma calle con Melchor de Évora. Y es precisamente en el número 1 de la calle Santa Lucía esquina con Santo Domingo donde encontramos este interesante edificio de viviendas de finales del siglo XIX.

Es una edificación residencial con fachada ecléctica de gran porte con reminiscencias historicistas y consta de tres plantas. Destaca especialmente la esquina semicircular, con dos balcones -igualmente semicirculares- en las plantas primera y segunda. El primero formado por una balaustrada (pequeñas columnas) y enmarcado por pilastras avitoladas y el del segundo piso de rejería enmarcado por pilastras dóricas.



Presenta una gran simetría en la distribución de huecos de ventanas y puertas a ambos lados de la citada esquina, pese a que la fachada del edificio se extiende ostensiblemente más por la calle Santo Domingo que por la de Santa Lucía, destacando los balcones corridos con puertas enmarcadas por molduras y el antepecho de fábrica que remata la edificación, adornado con rosetones y dando especial protagonismo a la citada esquina con un frontón en cuyo centro se encuentra un rosetón circular de mayor tamaño que el resto.

Bibliografía consultada:
·Catálogo de elementos de interés histórico artístico y ambiental de la ciudad de Badajoz. Arquitecto Director: Julián Prieto. 2003
·Badajoz ayer. Alberto González Rodríguez. Servicios Inmobiliarios Extremeños, 1994.

2 comentarios :

  1. si se hiciese un profundo plan de rehabilitación y sí las instituciónes se lo tomasen enserio badajoz sería una joya. bueno ya lo és pero ahora estaría en el escaparate

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes José Ramón, tienes la habilidad y el buen gusto de presentarnos un trabajo minucioso y de gran calidad, en cuanto que pase por delante de este edificio lo observaré fijándome en cada detalle, lo que no sé si descubriré, o no, serán las pilastras avitoladas, más que nada, porque no sé cómo son exactamente ete tipo de pilastras, también ignoro cuáles son las características más destacadas de los edificios historicistas; reconozco, a pesar de no ser ningún experto, que constituyen un edificio de gran belleza y armonía, gracias por servirnos de guía. Un abrazo
    Primitivo

    ResponderEliminar