9 may. 2011

Posted Publicado por José R. González en , , Comments 7 comentarios

Situación actual: la antigua iglesia de Santa Catalina (siglo XVI) se encuentra abandonada, con un entorno degradado, rodeada por mobiliario urbano poco acorde con la zona y que impide su correcta contemplación, con fachadas anexas por un costado con color poco apropiado y por el otro con recrecimiento de altura que desvirtúa la correcta contemplación del monumento.

Este es el aspecto que presenta la iglesia del antiguo convento de Santa Catalina de Badajoz, situada en la actual plaza de Santa María en pleno barrio alto del casco antiguo de Badajoz. Del convento, originario del siglo XVI y que fue posteriormente Colegio de los Jesuitas, se conserva esta capilla así como un claustro y el arco sobre la calle Soto Mancera que comunicaba estas últimas dependencias con la desaparecida Casa de las Aguas -cuyo solar es ocupado hoy en día por una residencia de estudiantes-.

Dejando a un lado la aberración urbanística que supuso construir a principios de la década pasada un parking subterráneo, un edificio de nueva planta adosado a la que es una de las escasas casonas nobles de época renacentista del casco antiguo y una plaza en superficie de corte moderno en un barrio de tipología típicamente popular y que estaba escasamente alterado en su morfología hasta ese momento, es aún más preocupante que esto no haya servido en absoluto como revulsivo para la zona, que sigue sumida en el abandono, repleta de solares con maleza, viviendas abandonadas y restos de edificaciones derribadas.


Este es el resultado de una política "rehabilitadora" mal entendida, que parece basarse en transformar la zona más antigua del casco histórico de Badajoz con actuaciones urbanísticas agresivas que pretenden devolver la vida a estas zonas deprimidas creando nuevas plazas, aparcamientos y edificios de dudosa estética. Actuaciones que no sólo no son acordes con el entorno sino que no entran en absoluto en los principales problemas que impiden la recuperación de la zona, que no son de índole urbanística sino social.

Partiendo de ese mal comienzo, es una pena observar además que el patrimonio histórico-artístico de la ciudad parece ignorado o cuanto menos poco valorado por la administración local, como en el caso de este antiguo convento que no sólo tiene la desgracia de emplazarse en una zona de extrema degradación, sino que se encuentra rodeado por farolas de corte moderno que impiden su correcta contemplación así como un gran macetero o jardinera colocado torpemente delante de la portada de la iglesia.

Por si fuera poco, la fachada de las antiguas dependencias conventuales que cobijan el claustro se encuentra pintada en un tono anaranjado más propio de una ciudad tropical que de Badajoz, contrastando con la imagen de la iglesia inmediata y con el color tradicional del barrio -el blanco-, que debería ser una de sus señas de identidad. En el otro lado de la capilla el panorama no es mucho mejor puesto que se ha permitido recrecer la altura del edificio anexo a la iglesia, desvirtuando la visión de las espadañas que acogían las campanas.

Recientemente las asociaciones Amigos de Badajoz y Cívica de Badajoz han propuesto la creación de un museo de la Semana Santa en esta iglesia. Desde aquí mi apoyo total a esta iniciativa, que espero sea escuchada por el Ayuntamiento, puesto que los citados colectivos parecen tener mucho más sentido común en sus propuestas para el casco antiguo que la propia administración local. Un museo de la Semana Santa de Badajoz serviría no sólo para difundir esta celebración religiosa sino también para que esta pequeña joya del patrimonio badajocense y su entorno salgan un poco, al menos, del olvido.


Actuaciones sugeridas: Adquisición de la iglesia por parte del Ayuntamiento y creación en su interior del museo de la Semana Santa de Badajoz propuesto por las Asociaciones Amigos de Badajoz y Cívica de Badajoz; adecuación del color de la fachada de las antiguas dependencias coventuales -y de la iglesia- al tradicional de la zona (blanco); rebajar la altura del edificio anexo en el otro costado de la iglesia hasta la cornisa de ésta como máximo, sustitución de las farolas de la plaza por otras de corte más tradicional y eliminación de la jardinera situada delante de la portada. 

7 comentarios :

  1. No suelo pasear mucho por esa zona, pero la última vez que estuve me dio mucha pena ver ese estado. Esperemos que pronto, como dirían los que juegan a videojuegos, suba de nivel.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Si me dijeran que esa plaza está en pleno proceso de restauración pues entendería esas imágenes pero es que lleva asi años, casi decadas, a medio recuperar. Es desesperante!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo vivo fuera en Linares y cuando voy en verano, a mi hijo le gusta pasear por el casco antiguo y, la verdad, es que es una pena, cuando se ven cosas así

    ResponderEliminar
  4. y luego dicen que celdrán el magno ha recuperado el casco antiguo... si eso es recuperar. lleva hablando de que badajoz ha cambiado, pero dandote una vuelta... sí, hay zonas que sí, y el casco ha mejorado, pero de ahí a admitir que está recuperado hay un trecho... pero vamos, que no solo es el casco antiguo... badajoz necesita una buena mano de pinturas y de obras, que no hace falta que sean costosas. Tampoco creo yo que cueste millones adecentar pardaleras, las entradas de la ciudad etc...

    ResponderEliminar
  5. No soy de Badajoz, pero leyendo la entrada, la verdad que si que da un poco de pena que no se valore mas la historia del casco antiguo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Magnifica actuacion del ayuntamiento recuperando este emblematico edificio badajocense que durante decadas permaneció olvidado por las anteriores instituciones, hasta que el empeño del sr. Celdrán por la rehabilitación del casco antiguo consiguio recuperarlo de manos privadas, quienes a su vez lo habían comprado por la desidia y dejadez de los anteriores gobernantes , que lo habian relegado al olvido , dejandolo en situacion ruinosa.Ojala, todas las instituciones tuvieran esta sensibilidad y empatía con los ciudadanos. Espero que el autor de esta denuncia , también se haga eco de esta manífica noticia.

    ResponderEliminar
  7. Buenas noticias, Por lo que respecta a la restauración y rehabilitación de la iglesia de Santa Catalina, en Badajoz, para espacio cultural, Fomento aportará el 70% del total de la obra, es decir, 845.793 euros.

    ResponderEliminar