2 may. 2011

Posted Publicado por José R. González en Comments 6 comentarios

Hace unos 15 años, mientras realizaba mi último curso de EGB en el C.P. Los Glacis de Badajoz, tuve la suerte de dar con un profesor apasionado por el pasado, la historia y el patrimonio artístico de la ciudad. Se trataba de Carlos Díaz, que era miembro de la recién creada Asociación Amigos de Badajoz, dedicada en aquel momento a recoger firmas para la restauración de la Alcazaba Árabe de la ciudad.

Ni qué decir tiene que por aquel entonces ni los niños ni los jóvenes de Badajoz tenían conocimiento de la existencia de un monumento de tal importancia en la ciudad. Es más, el glorioso pasado de Badajoz, sus murallas, Catedral, iglesias y conventos eran totalmente desconocidos en esa clase a la que Carlos trataba de involucrar con la idea de crear un documental en el que participaríamos todos.

Pasaron meses desde esa primera toma de contacto con el patrimonio badajocense que el profesor Díaz nos hizo hasta que “la película” -como cariñosamente le decíamos- comenzó a tomar forma. Pero finalmente el día llegó: nos trasladamos desde nuestro cómodo barrio de Valdepasillas a la cuna de la ciudad, la Alcazaba Árabe en el Cerro de la Muela.

Todas las ideas que nos habíamos hecho sobre el mal estado del monumento y aquella zona del casco antiguo se quedaron muy cortas. Al desembarcar en plenas Plaza Alta y de San José la sensación de aquella treintena de incipientes adolescentes no pudo ser de mayor asombro, decepción y pena. El histórico “barrio alto” de la ciudad, a los pies de la mayor Alcazaba Árabe de la península, se encontraba abandonado, mugriento, repleto de solares y casas en ruinas y con dos lacras que lo consumían poco a poco: la droga y la prostitución.

Pese a lo peligroso de la zona en aquellos años, repetimos visita y Carlos grabó numerosas tomas para el documental. Además, tuvimos la suerte de recorrer varias galerías y estancias subterráneas de la Alcazaba, desconocidas para la mayoría de los habitantes de la ciudad. Aquellos pasillos de piedra y ladrillo habían servido para proteger y dar suministro de provisiones y munición en el pasado y ahora eran meros reductos de marginalidad llenos de colchones usados, papelinas, jeringuillas y muchas otras cosas que prefiero no enumerar.

Una vez que las imágenes estuvieron listas, Carlos elaboró un magnífico texto para que varios de los alumnos lo leyesen y grabasen a modo de narración para el documental. Tuve la gran suerte de ser uno de los cuatro elegidos para dar voz a ese texto, cuya grabación se realizó en el Centro de Profesores de Badajoz durante varias sesiones.



Recuerdo que Carlos escogió como portada para el vídeo una atractiva imagen que intentaba evocar una calle del Badajoz árabe con la Torre de Espantaperros al fondo y el sugestivo título “Badajoz Año Mil”. Años más tarde descubrí que aquel dibujo era obra del arquitecto Francisco Vaca, que lo incluyó en su libro de 1943 “Al lado del Guadiana”.

El documental, por supuesto, se completó. Hoy en día se encuentra en la mayor parte de colegios de Badajoz y es fiel reflejo del estado de la zona a mediados de los 90 y de las ganas y la pasión que unos pocos le ponían por entonces a la recuperación del patrimonio histórico-artístico de Badajoz cuando las administraciones no hacían absolutamente nada por él.

Ese documental y su grabación supusieron un punto de inflexión y toma de conciencia sobre la grave situación del patrimonio de nuestra ciudad para algunos de los que participamos en él. Afortunadamente, desde entonces las cosas han cambiado bastante: se han restaurado la Plaza Alta, el Convento de las Adoratrices y las Casas Mudéjares en la Plaza de San José; se ha instaurado la fiesta Almossassa que reivindica y celebra la fundación árabe de la ciudad y ha comenzado la tantos años esperada rehabilitación de la Alcazaba Árabe.

Sin embargo, el cambio más grande lo han conseguido gente como Carlos y Amigos de Badajoz subiendo a aquel barrio cuando nadie daba un duro por él, realizando visitas guiadas a los monumentos cuando nadie más lo hacía o con la creación de aquel primer rastrillo cultural que atrajo a cientos de personas. Y sobre todo, inyectando poco a poco en la mente de los badajocenses la idea de que en Badajoz “hay mucho que ver” y de lo que sentirnos orgullosos.

Este blog nace de esa misma idea. Pero va más allá puesto que pretende no quedarse únicamente entre los ciudadanos de Badajoz sino servir a todo aquel que venga de fuera como punto de referencia sobre los monumentos, personajes ilustres, fiestas destacadas, publicaciones y principales novedades de la ciudad. Y en definitiva, para proteger ese rico pasado que aún guarda Badajoz en sus monumentos y edificios singulares, como ya hicieran los baluartes de la muralla durante siglos -de ahí el nombre escogido-.

Te animo a ti que estás leyendo estas líneas, seas o no de Badajoz, a que te unas a esta andadura de BaluArte de Badajoz y descubras esta ciudad acogedora y tranquila pero llena de vida, así como todos sus atractivos turísticos y monumentales. Muy pronto contaremos también con entrevistas a destacados personajes de la vida local. ¡No dudes en seguirnos en Facebook y Twitter!

6 comentarios :

  1. Me encanta la idea. Creo que Badajoz necesita este tipo de publicidad y que sus ciudadanos conozcan la historia de las calles por la que camina.

    Elena

    ResponderEliminar
  2. Yo también aplaudo la idea. Dale caña!

    Y estoy totalmente de acuerdo en que a Amigos de Badajoz, Badajoz y sus ciudadanos le debemos mucho, mucho... Han hecho (y siguen haciendo) una labor impagable en pro de la difusión de la historia de Badajoz, de su cultura, de la toma de conciencia del valioso patrimonio que poseemos, etc...

    Un saludo y cuenta con mis aportaciones.

    ResponderEliminar
  3. Te deseo lo mejor en esta nueva aventura. Te advierto de que esto engancha y mucho, llegará el momento en que si un día no publicas, sentirás que algo te falta, jeje. Pero recompensa con creces, así que ánimo ^^

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por demostrar que no todos los ciudadanos y vecinos de Badajoz son tan desapegados y que aún queda gente que está interesada en luchar y demostrar las maravillas de su tierra y ciudad.

    ResponderEliminar
  5. En la Noche en Blanco, varias visitas guiadas. Entre ellas:Las 3 Campanas y el Ayuntamiento. será interesante. Nos vemos allí.

    ResponderEliminar
  6. Buenas tardes José Ramón, me encanta el entusiasmo y la pasión que pones en descubrir y poner al alcance de todo el mundo los valores ocultos de Badajoz, como tú dices, algo se va haciendo, mas,¡es tanto lo que todavía queda por hacer!, sin embargo, iniciativas como la de sacar adelante un blog como el tuyo, digno, cuidado, bien escrito y agradable para recorrerlo despacito, sin prisas, es una aportación importante que yo desde aquí te agradezco en todo lo que vale. Un abrazo.
    Primitivo

    ResponderEliminar