19 ene. 2014

Posted Publicado por José R. González en , , Comments Sin comentarios

Uno de los edificios más emblemáticos de Badajoz es el del Ayuntamiento, en pleno corazón del casco antiguo: la plaza de España. Aunque este no fue su emplazamiento original, pues ocupó diversos lugares en siglos anteriores. Uno de ellos fueron las hoy llamadas Casas Consistoriales de la Plaza Alta, junto a la Alcazaba. Algunos historiadores apuntan que en 1749 se trasladó al edificio de La Galera y después a la calle Felipe Checa nº 14 aunque otros como Inocencio Cadiñanos ven poco probable que el Ayuntamiento abandonara la Plaza Alta hasta 1799 en que se traslada al Campo de San Juan, actual Plaza de España.

Existió un proyecto del arquitecto Diego de Villanueva, autor de la fachada de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid y del antiguo Hospital de San Sebastián de Badajoz, que nunca se llevó a cabo. El edificio, de gusto clasicista y líneas sencillas, estaba dividido en tres cuerpos, siendo el central más ancho y rematándose los laterales por espadañas coronadas por pináculos. El conjunto denotaba cierto apego a obras construidas en la misma época en Madrid. 



El actual Palacio Municipal, proyecto del arquitecto municipal Francisco Morales Hernández, comenzó a construirse en 1852 y se terminó en 1856. Exteriormente presenta fachada de estilo neoclásico de gran sencillez y elegancia, actualmente pintada en colores amarilo y blanco. En el piso bajo destaca un cuerpo avanzado de arquerías de medio punto sobre el que se asienta una terraza balconada con seis columnas de orden toscano. Sobre este segundo cuerpo se encuentra otro que acoge el reloj colocado en 1889 y cuatro escudos con las armas de la ciudad. La fachada queda rematada por una balaustrada que se corona con un campanil de hierro forjado, muy criticado en la época, que aloja la sonería del reloj.



El arquitecto municipal Rodolfo Martínez presentó un proyecto de reforma de la fachada del edificio en 1937, centrándose principalmente en darle uniformidad estilística. El proyecto suprimía el campanil metálico que corona el Ayuntamiento sustituyéndolo por un gran cuerpo central y otros dos torreones, uno en cada extremo de la fachada. Asimismo se decoraban todos los vanos con molduras -muy similares a las de varias viviendas realizadas por el mismo arquitecto en la zona antigua- y se remataba la fachada con una artística crestería. Posiblemente la guerra y las dificultades económicas hicieron inviable esta reforma.



En su interior destacan el Salón de Plenos, con techos decorados con pinturas al temple de motivos alegóricos, angelotes y narraciones de la conquista americana realizadas por Antonio Candelas Cortés. Este pintor del siglo XIX es autor asimismo de otras notables pinturas murales en la capilla del Sagrario de la Catedral de Badajoz. También merece especial atención el llamado Salón de Conquistadores con pinturas del también badajocense José María Collado.



Frente a la fachada principal del Ayuntamiento se encuentra desde 1925 el magnífico monumento al pintor Luis de Morales, obra de Gabino Amaya, que muestra al universal pintor en postura sedente mirando hacia la Catedral. La plaza de España sufrió además una importante rehabilitación en 2002 que le otorgó nuevo mobiliario urbano más acorde con el entorno, mayor espacio para el viandante y para una mejor contemplación del Palacio Municipal y la Catedral.


Bibliografía:
·Guía artística de la ciudad de Badajoz. Carmen Araya y Fernando Rubio. Diputación Provincial de Badajoz. 2003
·Badajoz, mucho que ver.
Asociación Amigos de Badajoz. Tecnigraf. 2004.
·El Ayuntamiento que pudo... y aún puede ser. Mercedes Barrado Timón. Diario HOY, 13/06/1997.
·Badajoz ayer. Alberto González Rodríguez. Servicios Inmobiliarios Extremeños. 1994

·Plástica Extremeña. María del Mar Lozano Bartolozzi. Caja de Badajoz. 1990.
·Un proyecto de Diego de Villanueva para la Casa Consistorial de Badajoz. Inocencio Cadiñanos Bardeci. Revista Norba-Arte. 1989.

0 comentarios :

Publicar un comentario