31 ene. 2012

Posted Publicado por José Ramón González en , , Comments Sin comentarios

El Museo de Bellas Artes de Badajoz ha incrementado su colección con la donación de un importante lienzo del pintor Timoteo Pérez Rubio (Oliva de la Frontera, 1896 – Río de Janeiro 1977). La obra es un retrato de doña Concepción Rábago (1900-1969), esposa del doctor Carlos Jiménez Díaz (1898-1967) y ha sido donada por María José Jiménez-Diaz Jorrín, sobrina del matrimonio.

El lienzo tiene unas medidas de 190 x 137’5 cms y fue pintado en 1931 en la madrileña localidad de Galapagar, como queda recogido en el libro Timoteo Pérez Rubio y sus retratos de jardín (1980) que publicara la esposa del pintor, la escritora vallisoletana Rosa Chacel. El óleo representa a la retratada elegantemente vestida con abrigo, manguito de piel y sombrero a juego mientras pasea por un jardín nevado, siendo a la vez retrato y paisaje.

Timoteo Pérez Rubio demostró desde niño grandes habilidades para el dibujo, por lo que fue pensionado por el Ayuntamiento oliveño para estudiar en la Escuela de Artes y Oficios de Badajoz. Allí recibió clases de Adelardo Covarsí, quien quizá le influiría en su temprana afición por el género del paisaje. Posteriormente recibe una nueva beca para continuar sus estudios en la Academia de San Fernando de Madrid en 1915.

Durante los veranos de 1917 y 1918 fue becado nuevamente para pintar paisajes en la residencia del Monasterio del Paular . En 1919 recibe un premio del Círculo de Bellas Artes de Madrid y el Primer Premio en la VIII Exposición Regional del Ateneo de Badajoz. En 1920 gana la Tercera Medalla en la Exposición Nacional de Bella Artes. En 1922 se casa con la escritora Rosa Chacel y recibe una pensión ganada por oposición para continuar su formación en la Academia Española de Roma, ciudad en la que permanece de 1922 a 1928.

Posteriormente el matrimonio se instaló en Madrid, integrándose plenamente en el ambiente artístico y cultural de la ciudad y sumándose a la causa republicana. En 1930 recibe una Segunda Medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes por su "Paisaje con animales" (conservado en el Museo de Salamanca). En 1931 es nombrado subdirector del Museo de Arte Moderno –antecesor del actual Centro Reina Sofía- y expone en varias colectivas. En 1932 recibe la Primera Medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes por su obra "Paisaje de Normandía. Le Treport" (actualmente perteneciente a los fondos del MEIAC).

La Guerra Civil marcaría un punto de inflexión en su prometedora carrera artística y el comienzo de su actividad política, pues fue nombrado presidente de la Junta Central del Tesoro Artístico español durante el gobierno de Largo Caballero. Pérez Rubio tuvo la ingente misión de poner a salvo de los bombardeos las colecciones del Museo del Prado, el Palacio Real y numerosas obras de arte pertenecientes a iglesias, museos y colecciones privadas trasladándolas a Valencia –zona en la que resistía el gobierno republicano- y posteriormente a Ginebra (Suiza).

Pese a la labor realizada por el Timoteo, que puso a salvo obras maestras de la pintura que hoy no podríamos contemplar sin su sacrificio, el bando nacional o sublevado comenzó una campaña de desprestigio internacional contra el pintor, argumentando que el Tesoro Artístico español se estaba vendiendo para conseguir fondos para la causa republicana. Timoteo Pérez Rubio tuvo que marchar al exilio, como tantos otros intelectuales y artistas de la época, instalándose en Brasil. Allí se convirtió en uno de los más cotizados retratistas de la alta sociedad y continuó exponiendo de forma cada vez más intermitente.

En 1974 volvió a España temporalmente para recibir un homenaje en su pueblo, inaugurar una pequeña exposición en la Biblioteca Nacional de Madrid y continuar con las gestiones para su regreso definitivo. Desgraciadamente enfermó gravemente del corazón en Brasil y no pudo cumplir su sueño de volver a su tierra, falleciendo en Río de Janeiro en 1977.

Actualmente Timoteo Pérez Rubio está ampliamente representado en el Museo Extremeño Iberoamericano de Arte Contemporáneo de Badajoz con treinta y cinco obras. También cuelgan lienzos suyos en el Museo de Salamanca, el Museo Provincial de Oviedo, el IVAM de Valencia, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Madrid, el Museo Nacional de Bellas Artes de Río de Janeiro y la Casa-Museo de Lea Pentagna en Valença (Brasil).

Este magnífico lienzo recién donado al Museo de Bellas Artes de Badajoz completa la variada colección de Pérez Rubio en la pinacoteca, formada por ocho paisajes, otro retrato y el desnudo doble femenino que fue adquirido al hijo del pintor en 2007.

Bibliografía:
·Timoteo Pérez Rubio. Francisco Javier Pizarro Gómez. Diputación Provincial de Badajoz, 1998.
·Museo de Bellas Artes de Badajoz. Catálogo de Pinturas. Román Hernández Nieves. Diputación Provincial de Badajoz, 2003.
·Adquisiciones, donaciones y depósitos 2007-2008. Román Hernández Nieves. Diputación Provincial de Badajoz, 2008.

0 comentarios :

Publicar un comentario